Una introducción al Análisis Transaccional

análisis transaccional

Una introducción al Análisis Transaccional

El análisis transaccional es una teoría psicoanalítica y un método de terapia desarrollado por el psicólogo estadounidense Eric Berne en el que se analizan las transacciones sociales para determinar el estado del ego del comunicador como base para entender el comportamiento.

En el análisis transaccional, se enseña al comunicador a alterar el estado del ego como forma de resolver los problemas emocionales. La idea general es que los adultos maduros tienen tres estados del ego y no siempre los usan de forma adecuada en la comunicación.

Un estado del ego cubre el lado racional de nuestra personalidad, pero además tenemos otras dos formas de pensar y comunicarnos. A menudo son el resultado inconsciente de nuestra educación y nuestro pasado, por lo que, en nuestro trato diario con otras personas, a veces volvemos a las reacciones que teníamos cuando éramos niños o replicamos las que tenían nuestros padres u otras figuras de autoridad.

Si dos personas mantienen una conversación, pero no se comunican desde el mismo estado del ego, esto puede llevar rápidamente a una ruptura de la comunicación y, posiblemente, a un conflicto. El objetivo del análisis transaccional es conseguir que las personas reconozcan en cualquier momento desde qué estado del ego se están comunicando (ellas mismas y las otras personas). Esto ayudará a descubrir qué es lo que no funciona en la relación y cómo conseguir una comunicación más constructiva o productiva.

Los tres estados del ego según el análisis transaccional

El estado del ego “adulto”: Cada uno de nosotros tiene una parte que puede manejar los asuntos de forma racional y objetiva, sin interferencia emocional. Cuando se trata de cualquier tipo de problema, esta es la parte del yo que puede analizar, comprender, razonar, evaluar, comparar y decidir. La Programación Neurolingüística la denomina “cerebro izquierdo” y es la parte que debe tomar el control. El objetivo final del análisis transaccional es conseguir que el estado del ego adulto de cada persona se comprometa.

El estado del ego “niño”: Aquí es donde los recuerdos de las experiencias de la infancia resurgen espontáneamente y nos hacen reaccionar de una manera determinada. Por lo tanto, nuestra personalidad está formada en parte por el resultado de estas reacciones y comportamientos durante nuestra infancia. Por ejemplo, si fuimos reprimidos o estimulados, y si el resultado fue productivo o no. El estado del ego “niño” es nuestro lado emocional y es la fuerza que impulsa la espontaneidad, el entusiasmo, la creatividad y la sana rebeldía. Es lo que hace que nuestra vida sea colorida, pero nunca debe sustituir al lado adulto o racional.

El estado del ego “padre”: En este último estado del ego experimentamos todo el espectro de emociones asociadas a las figuras de autoridad, porque todos hemos tenido padres o tutores, y algunos de nosotros nos hemos convertido en padres o hemos cuidado de niños. Estas experiencias y emociones pueden ser positivas y enriquecedoras o, en última instancia, destructivas. Inevitablemente hemos heredado estas actitudes de los padres, ya sea emulándolas o rechazándolas, y a menudo las reproducimos cuando nuestras emociones nos superan. Son útiles en determinadas situaciones, como cuando hay que ser firme, pero también pueden ser contraproducentes cuando se trata de establecer un diálogo. 

El concepto de transacción

Cuando interactuamos con otras personas, cada uno de nosotros se comunica desde uno de estos tres estados del yo -Adulto, Niño o Padre- y estas interacciones se conocen como transacciones que pueden ser paralelas o cruzadas.

En cualquier relación de trabajo normal, las únicas transacciones productivas son las paralelas entre “adultos”, por lo que el propósito del análisis transaccional es conseguir precisamente esto. Sin embargo, en las transacciones paralelas entre “padres”, es casi inevitable que surja un conflicto entre las dos figuras de autoridad. Con las transacciones paralelas entre “niños”, el resultado será el caos.

Las transacciones cruzadas suelen dar lugar a una ruptura de la comunicación. Las transacciones entre padres e hijos pueden funcionar, siempre que satisfagan necesidades mutuas simétricas. Por ejemplo, la necesidad de consuelo del niño, por un lado, y la necesidad de cuidar del padre, por otro.

Exploramos el análisis transaccional y la programación neurolingüística en nuestro libro electrónico Mi cuaderno de coaching que también incluye las preguntas necesarias para llegar al detalle en sus sesiones de coaching.

(cc) Utilesdelcoach 2021, artículos libres para copia y distribución sujetos a mención y enlace a la fuente original.

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Deja una respuesta

Selecciona tu moneda
EUREuro